EL CRISTIANO Y LAS LEYES

EL CRISTIANO Y LAS LEYES

Act 25:7  Cuando éste llegó, lo rodearon los judíos que habían venido de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, las cuales no podían probar;
Act 25:8  alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada.
Act 25:9  Pero Festo, queriendo congraciarse con los judíos, respondiendo a Pablo dijo: ¿Quieres subir a Jerusalén, y allá ser juzgado de estas cosas delante de mí?
Act 25:10  Pablo dijo: Ante el tribunal de César estoy, donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho ningún agravio, como tú sabes muy bien.
Act 25:11  Porque si algún agravio, o cosa alguna digna de muerte he hecho, no rehúso morir; pero si nada hay de las cosas de que éstos me acusan, nadie puede entregarme a ellos. A César apelo.
Act 25:12  Entonces Festo, habiendo hablado con el consejo, respondió: A César has apelado; a César irás.

 La acusación o imputación es el cargo que se formula ante autoridad competente contra una o varias personas determinadas, por considerarlas responsables de un delito o falta, con el objetivo de que se le aplique la sanción prevista. Esta persona recibe el nombre de acusado.
LOS CRISTIANOS NO QUEBRANTAN LAS LEYES
Efectivamente, después de ocho o diez días, Festo descendió a Cesarea (v. 6) y los portavoces de los judíos estuvieron listos para renovar el juicio contra Pablo. Las acusaciones que lanzan los judíos contra Pablo no se concretan en el texto de Lucas (v. 7); pero la defensa de Pablo indica que fue acusado nuevamente de tres asuntos principales:

  • De quebrantar la ley religiosa de los judíos (primariamente enseñando que no se necesitaba la circuncisión para tener una relación correcta con Dios), 2)
  • De interrumpir la adoración pública en el templo (al asumir que había llevado al templo a un gentil incircunciso),
  • De sedición (al predicar lealtad a Jesús, en vez de a César); es decir, más o menos las mismas en substancia que habían sido ya alegadas en el primer proceso (24:5, 6).

9 Festo aún deseaba hacer concesiones a los judíos y no quería tomar una decisión sobre algo que tocaba sus creencias religiosas (ver 25:20). Probablemente tampoco quería declarar inocente a Pablo en ese momento tan sensible de su carrera política.
LAS LEYES DEBEN PROTEGER AL CRISTIANO FIEL
10, 11 Su ofrecimiento de volver a convocar el juicio en Jerusalén no era tampoco aceptable para Pablo, quien protestó diciendo: nadie puede entregarme a ellos (los judíos). (La ciudadanía de Pablo también figura en la forma de ser tratado en 16:37-39 y 22:25-29.) Resulta irónico a la luz de la profecía de Agabo que los judíos entregarían a Pablo en manos de los gentiles (21:11) porque ¡reiteradamente fueron los judíos los que quisieron sacar a Pablo de esas manos!
12 Aparentemente, cualquier ciudadano romano tenía el derecho de apelar al César en ciertas circunstancias, pero los detalles de las reglas precisas en el primer siglo son tema de discusión. Probablemente Festo se sintió muy aliviado de no tener que enfrentar la responsabilidad final en este asunto.
 UN PEQUEÑO DESCUIDO
Juan estaba manejando tarde una noche cuando recogió a un muchacho que le pidió un aventón. Mientras iban en el camino, empezó a sospechar del pasajero. Juan revisó si su cartera estaba segura en el bolsillo de su abrigo que estaba en medio de los dos asientos, ¡pero no estaba ahí! Así que frenó rápidamente, y le ordenó al pasajero que saliera del carro, y dijo, «¡Dame la cartera inmediatamente!» El pasajero lleno de miedo le dio la cartera, y Juan se fue. Cuando llego a casa, le empezó a contar a su esposa de su experiencia, pero ella le interrumpió, diciendo, «Antes de que se me olvide, Juan, ¿sabías que dejaste tu cartera en casa ésta mañana?» Nuestro Pan de Cada Día, 2 de Octubre de 1992.
 
 

EL CRISTIANO Y LAS LEYES

EL Acusador de los Hermanos

Act 24:4  Pero por no molestarte más largamente, te ruego que nos oigas brevemente conforme a tu equidad.
Act 24:5  Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos.
Act 24:6  Intentó también profanar el templo; y prendiéndole, quisimos juzgarle conforme a nuestra ley.
Act 24:7  Pero interviniendo el tribuno Lisias, con gran violencia le quitó de nuestras manos,
Act 24:8  mandando a sus acusadores que viniesen a ti. Tú mismo, pues, al juzgarle, podrás informarte de todas estas cosas de que le acusamos.
Act 24:9  Los judíos también confirmaban, diciendo ser así todo.

Acusador, -ra persona que acusa a alguien o algo la parte acusadora de un juicio
1 inculpador, fiscal.
2 denunciador, delator*, soplón, acusón,
La habilidad del acusador
Adulación típica; de hecho, Félix parece haber sido un gobernador violento y sin escrúpulos.
24.5 Nazarenos: nombre dado a los cristianos por ser seguidores de Jesús de Nazaret.
24.5 La acusación de que Pablo era una plaga era un insulto para él, se trataba de algo demasiado vago como para tomarse como una acusación legal. La secta de los nazarenos se refería a los cristianos, llamado así después que Jesús dejó de residir en Nazaret.
La falsedad de la acusación
Tértulo acusó a Pablo de ser una persona perjudicial, un agitador entre los judíos por todas partes (comp. 21:27, 28) y el líder y portavoz de la secta de los nazarenos. Estas acusaciones de que Pablo creaba disensión entre los judíos y era el cabecilla de la secta de los nazarenos, eran cargos políticos. Parece que la secta de los nazarenos (v. 5)
La concordancia con el mundo
 
UN PEQUEÑO DESCUIDO
Juan estaba manejando tarde una noche cuando recogió a un muchacho que le pidió un aventón. Mientras iban en el camino, empezó a sospechar del pasajero. Juan revisó si su cartera estaba segura en el bolsillo de su abrigo que estaba en medio de los dos asientos, ¡pero no estaba ahí! Así que frenó rápidamente, y le ordenó al pasajero que saliera del carro, y dijo, «¡Dame la cartera inmediatamente!» El pasajero lleno de miedo le dio la cartera, y Juan se fue. Cuando llego a casa, le empezó a contar a su esposa de su experiencia, pero ella le interrumpió, diciendo, «Antes de que se me olvide, Juan, ¿sabías que dejaste tu cartera en casa ésta mañana? «Nuestro Pan de Cada Día, 2 de Octubre de 1992.
 

La Unidad del Cuerpo de Cristo


 
Act 21:3  Al avistar Chipre, dejándola a mano izquierda, navegamos a Siria, y arribamos a Tiro, porque el barco había de descargar allí.
Act 21:4  Y hallados los discípulos, nos quedamos allí siete días; y ellos decían a Pablo por el Espíritu, que no subiese a Jerusalén.
Act 21:5  Cumplidos aquellos días, salimos, acompañándonos todos, con sus mujeres e hijos, hasta fuera de la ciudad; y puestos de rodillas en la playa, oramos.
Act 21:6  Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al barco y ellos se volvieron a sus casas.
 
La renovación que da la congregación cristiana
21.2-3 Después de cambiar de embarcación en Pátara, Pablo y sus compañeros hicieron la travesía de más de 500 km por el Mediterráneo hasta Tiro, en la provincia de Siria.
Probablemente Pablo sabía que había creyentes en la ciudad (ver 11:19; 15:3) pero no sabía donde encontrarlos.
Hay que recordar que en aquel entonces las iglesias no tenían edificios; los cristianos se congregaban en casas particulares. El cambio de carga en Tiro permitió al grupo de Pablo quedarse estos siete días con los discípulos.
Aquí, como en Mileto, se observa un profundo cariño de parte de estos discípulos.
La unidad de la oración
21.4 ¿Desobedeció Pablo al Espíritu Santo yendo a Jerusalén? Tal vez no, pero parece que el Espíritu Santo advirtió a estos creyentes del sufrimiento que Pablo enfrentaría en Jerusalén. Llegaron a la conclusión de que no debía ir debido al peligro existente. Esto lo respalda 21.10-12, donde los creyentes del lugar, después de escuchar que Pablo iba a los romanos, le rogaron que no lo hiciera.
El Amor fraternal
Después de orar juntos en la playa, tuvo lugar otra despedida semejante a la de Mileto.
 REGLAMENTO OBEDECIDO POR AMOR
Gracia llegó por primera vez a un internado para señoritas, donde iba a permanecer para poder estudiar en un colegio. Cuando se matriculó le dieron un reglamento por el cual las internas debían regir su conducta. A Gracia le pareció que el reglamento era irrazonable e inadmisible; y, delante de unas compañeras internas, con enojo y en alta voz se dijo: «¿Obedecerlo? ¡Como yo quiera!» En seguida se fue a su cuarto resuelta a no obedecer algunas de las partes de ese reglamento que a ella le parecía absurdo.A la hora de la cena, cuando García entró en el comedor, una amiga de ella la presentó con la directora del internado. Cuando se separaron de ésta, García exclamó dirigiéndose a su amiga: «¡Que mujer tan simpática! ¡Que sonrisa tan agradable!
¡Sentía yo como que la directora me atraía hacia ella!» Pasaba el tiempo, y la admiración y el cariño de Gracia para la directora iba aumentando, y sentía y pensaba que debía agradarle. Entonces, con sumisión, y casi sin esforzarse cumplía el reglamento; después, ya sin darse cuenta, con gusto lo cumplía por completo. Había triunfado el amor a la directora y al internado.  Autor Desconocido
 

La Inclusión de los Gentiles

La Inclusión de los Gentiles

Hch 10:44  Mientras aún hablaba Pedro estas palabras,  el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.
Hch 10:45  Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.
Hch 10:46  Porque los oían que hablaban en lenguas,  y que magnificaban a Dios.
Hch 10:47  Entonces respondió Pedro:  ¿Puede acaso alguno impedir el agua,  para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?
Hch 10:48  Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús.  Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.

La condición de los gentiles
me aceptaran entu iglesia
GENTILES
EXTRANJERO vet, Todas las naciones que no eran de la raza israelita (Isa_49:6; Rom_2:14; 3:29). Los
judíos eran el pueblo escogido de Dios; su elevada religión contrastaba de manera acusada con los falsos cultos de los gentiles. Había rigurosas leyes para impedir la corrupción de las costumbres y de la verdadera religión, penando la promiscuidad con los idólatras. Ello indujo a los judíos a menospreciar a los gentiles, y a ser injustos con ellos. Dios había escogido a Israel para que fuera «luz de los gentiles» (Isa_49:1-6); tenía también promesas para ellos (Isa_2:2-4; Amo_9:12; Zec_9:7). Pedro, instruido por la visión en Jope, cruzó la barrera que separaba a los israelitas de los paganos, visitó a Cornelio el gentil, comiendo con él, lo que escandalizó mucho incluso a los judíos cristianos (Act_10:28; 11:3). Cuando Pablo, desde la escalera de la torre Antonia, declaró que Dios le había dado la comisión de predicar a los gentiles, los judíos congregados en el patio del templo exigieron su muerte con gran clamor (Act_22:21, 22). Las iglesias primitivas estaban formadas principalmente por gentiles. El primer concilio de Jerusalén rechazó la imposición de la carga de las   ordenanzas mosaicas a los cristianos proveniente
 Dios no hace acepción de personas.
10.46 Cf. Hch 2.2-4; aquí se repite, entre los gentiles, lo sucedido el día de Pentecostés.
La condición de los gentiles

Hch 2:2  Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba,  el cual llenó toda la ca
Hch 2:3  y se les aparecieron lenguas repartidas,  como de fuego,  asentándose sobre cada uno de ellos.sa donde estaban sentados;
Hch 2:4  Y fueron todos llenos del Espíritu Santo,  y comenzaron a hablar en otras lenguas,  según el Espíritu les daba que hablasen.

[2]  2.1 Pentecostés: lit. día de la cincuentena. Véase Concordancia temática.
[3]  2.3 Lenguas… de fuego: La imagen de las lenguas sugiere también, por la palabra usada, las lenguas (idiomas) a las que se alude en el v. 4. Cf. también Sal 29.7-9; Mt 3.11-12; Lc 3.16. El sentido simbólico de fuego se puede ver en la expresión asentándose sobre cada uno de ellos. Según Filón de Alejandría, escritor judío contemporáneo de los apóstoles, Dios había dado la Ley a Israel en medio de un estruendo que luego se convirtió en fuego, experimentado como lenguas.
[5]  2.4 Otras lenguas: La experiencia de Pentecostés de «hablar en otras lenguas», que los oyentes entienden, es una anticipación de la predicación del evangelio a todas las naciones. Tiene cierto paralelo con el «hablar como profeta», conocido ya en el AT (Nm 11.25-29; 1 S 10.5-13; 1 R 22.10) o con el «hablar en lenguas», que necesita de alguien que interprete (1 Co 14).
 
NUNCA ES SUFICIENTE
Keith Hernandez es uno de los mejores jugadores de beisbol. Es un bateador de 300 de por vida quien ha ganado numerosos reconocimientos del Guante de Oro por su excelencia de jugador de campo. Ha ganado un campeonato de batear por tener el más alto de promedio, el reconocimiento del Jugador Más Valioso en su liga, y hasta el Serie Mundial. Sin embargo, a pesar de sus logros, no tiene algo que le es crucialmente importante – la aceptación por parte de su padre que lo que ha logrado es valioso. Escucha lo que el tenía para decir en una entrevista en vista de su relación con su padre: «Un día Keith le preguntó a su padre, «Papa, tengo un promedio de ser un bateador de 300 de por vida. ¿Qué más quieres?» Su padre le respondió, «Pero un día verás tu vida y dirás, ’pude haber hecho más.’»Gary Smalley & John Trent, Ph.D., El Regalo de Honor, p. 116.
 

Los 10 mandamientos del noviazgo cristiano.

I. Amarás a Dios más que a tu pareja
Los creyentes que se encuentran en una relación de noviazgo, deben asegurarse que conservan su primer amor por Dios y que lo mejor de su tiempo y de su devoción será dedicados a El. Cuídate de no hacer de tu pareja un ídolo ( Exodo 20:3-5)
II. La meta del noviazgo es el matrimonio
Toda relación de noviazgo tiene un como único y final objetivo el santo matrimonio. Cuando una pareja decide empezar esta relación, es porque ambos han entendido que están comprometidos para pasar juntos el resto de sus vidas. Por eso, no se debe empezar un noviazgo, si antes no hubo un tiempo prudente de conocimiento mutuo, a través de una amistad cercana.
III. No fornicarás
La biblia dice que el creyente debe huir de la fornicación (1 Corintios 6:18). Los novios cristianos deben mantenerse alejados del pecado. Las relaciones sexuales antes del matrimonio son un pecado que traerá consecuencias negativas a la pareja.
IV. Eviten estar ambos solos
Con el fin de no exponerse a una situación pecaminosa, los novios deben evitar estar solos en un lugar. Para este efecto, es mejor estar siempre acompañados de amigos o familiares o de una persona que pueda servir de chaperón.
V. Muestre respeto mutuo
El respeto, junto al amor, constituyen la base donde se fundamenta toda relación matrimonial. Por eso, el noviazgo esta supuesto a ser una etapa de armonía e ilusión y cuando se cruzan las lineas del irrespeto, entonces la pareja está sentando las bases para un fracaso. Donde no existe el respeto, no puede haber una relación saludable, ni duradera.
VI. Hablar de los temas sensibles
Como toda relación, los temas sensibles (si los hay) deben hablarse con apertura, transparencia y respeto. Cuando se evita tocar los temas “incómodos” entonces, es muy peligroso de cara al futuro. Tarde o temprano lo que no se resuelve conversando, será motivo de discusión y de crisis.
VII. Ahorren dinero
Como parte de la preparación para una eventual boda y para la formación de una futura familia, es importante ahorrar dinero. En este sentido si ambos están trabajando, deben ponerse de acuerdo en cuanto a las cuentas, gastos y los ahorros. Para mejores resultados en cuanto a las finanzas, ambos deben estar comprometidos para llevarlo a cabo.
VIII. Busquen un mentor
Como parte de la preparación para el matrimonio, es de vital importancia que los novios puedan tener una persona (o una pareja casada) que pueda servir de mentores y a quienes se les pueda rendir cuentas. Estas personas deben ser cristianos maduros y de buen testimonio para guiar a la futura pareja durante el noviazgo y el matrimonio. Para que la tarea de los mentores sea efectiva, se debe procurar la mayor sinceridad y transparencia departe de los novios. Asimismo, se recomienda charlas prematrimoniales para que la futura pareja pueda tener una perspectiva más amplia y objetiva, de la decisión que han tomado.
IX. Conoce la familia de tu pareja
Entendiendo que todas las familias son diferentes, es importante procurar conocer a la familia de la pareja. Sobre todo a los padres, hermanos o la persona que representa su autoridad . Aunque en algunos casos esta figura de autoridad puede ser un hermano mayor, los abuelos o los tíos. Sea cual fuere, es saludable poder tener un conocimiento cercano de los familiares, pues cuando una pareja se casa, establece una relación con la nueva familia.
X. Tener expectativas claras
Expectativas claras nos evitan malos entendidos y decepciones. Por eso como parte del noviazgo, es necesario hablar de las expectativas que tienen el uno del otro. Así, ambos pueden saber que esperar y que no esperar cuando lleguen al matrimonio. En este sentido es muy importante, aclarar cuales son las expectativas en cuanto al dinero, los hijos que quieren tener, la frecuencia para visitar a la familia, etc. A partir de allí se pueden establecer acuerdos y así se evitarán un sin número de conflictos y desilusiones.
Lee articulo original

Debo Cuidar De Mi Hermano

si no amo a mi hermano projimoGen 4:8  Y dijo Caín a su hermano Abel:  Salgamos al campo.  Y aconteció que estando ellos en el campo,

Caín se levantó contra su hermano Abel,  y lo mató.

Gen 4:9  Y Jehová dijo a Caín:  ¿Dónde está Abel tu hermano?  Y él respondió:  No sé.  ¿Soy yo acaso

guarda de mi hermano?

[8]  4.8 Salgamos al campo : según versiones antiguas. La frase no se encuentra en el texto hebreo.

[9]  4.8 Cf. Mt 23.35; Lc 11.51; 1 Jn 3.12.

[10]  4.9 ¿Dónde está Abel, tu hermano? Hay un evidente paralelismo entre esta pregunta y la de Gn 3.9. En ambos casos, los interrogados tratan de eludir su propia responsabilidad con una evasiva. Véase Ex 32.22-24 n.

Gen 3:9  Mas Jehová Dios llamó al hombre,  y le dijo:  ¿Dónde estás tú?

Mi hermano y el resentimiento

1Co 13:5  no hace nada indebido,  no busca lo suyo,  no se irrita,  no guarda rencor;

[5]  13.5 No busca lo suyo: Cf. Flp 2.4.

Php 2:4  no mirando cada uno por lo suyo propio,  sino cada cual también por lo de los otros.

 Mi Hermano Y La Venganza

Lev 19:18  «No seas vengativo ni rencoroso con tu propia gente. Ama a tuprójimo, que es como tú mismo. Yo

soy el Señor.[2]

Lev 19:18  No te vengarás,  ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo,  sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Yo Jehová.

[13]  19.18 Con el mandamiento del amor al prójimo culmina la serie de preceptos destinados a promover la honestidad, la solidaridad y la justicia entre los miembros de la comunidad. La palabra hebrea traducida por prójimo designa a una persona con la que se tiene una relación que no es de parentesco (p.e., el vecino o el compañero de trabajo). El contexto da a entender que a este prójimo había que buscarlo únicamente dentro del propio pueblo. Jesús y los escritores del NT dieron a este mandamiento alcance universal. Cf. Mt 22.39; Mc 12.31,33; Lc 10.27; Ro 13.9; Gl 5.14; Stg 2.8. Véase también Mt 5.43 n.

Mat 22:37  Jesús le dijo:  Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,  y con toda tu alma,  y con toda tu

mente.

Mat 22:38  Este es el primero y grande mandamiento.

Mat 22:39  Y el segundo es semejante:  Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Pro 22:22  No abuses del pobre por ser pobre,  ni oprimas ante los jueces al indefenso

UN JOVEN CLAVADISTA

Un joven que se había criado ateo, estaba tratando de convertirse en un clavadista olímpico. La única

Influencia religiosa en su vida venía de un amigo cristiano que siempre le estaba predicando. El joven

clavadista nunca realmente le prestaba atención a los sermones de su amigo, pero los escuchaba seguido.

Una noche el clavadista entró a la alberca que estaba dentro del colegio donde asistía. Todas las luces

estaban apagadas, pero el edificio tenía grandes ventanas en el techo y la luna estaba brillando, había

suficiente luz para poder practicar. El joven se subió al trampolín más alta y al voltearse de espaldas hacia la

alberca, en la orilla de la tabla, y extendiendo sus brazos hacia afuera, observó su sombra en la pared, la

sombrea de su cuerpo, estaba en forma de cruz, en vez de echarse el clavado se arrodilló y finalmente le pidió

a Dios que entrara en su vida.

Mientras este joven estaba allí, una persona de mantenimiento entró y encendió las luces. El agua de la

Alberca había sido drenada para hacer algunas reparaciones.