La Diferencia De Ser Un Creyente

Act 26:4  Mi vida, pues, desde mi juventud, la cual desde el principio pasé en mi nación, en Jerusalén, la conocen todos los judíos;
Act 26:5  los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo.(A)
Act 26:6  Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio;
Act 26:7  promesa cuyo cumplimiento esperan que han de alcanzar nuestras doce tribus, sirviendo constantemente a Dios de día y de noche. Por esta esperanza, oh rey Agripa, soy acusado por los judíos.
Act 26:8  ¡Qué! ¿Se juzga entre vosotros cosa increíble que Dios resucite a los muertos?

indiferenciaLey de acción y reacción

“Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto.”

Esto quiere decir que para que algo suceda, tiene que ocurrir una ACCION igual o mayor. La reacción no se va a dar con una fuerza menor.
1)Pablo fue acusador
Antes de su conversión Pablo servía como modelo del judaísmo de su tiempo, fariseo de fariseos

Php 3:4  Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más:
Php 3:5  circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín,(A) hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo;(B)
Php 3:6  en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia;(C) en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible.

Debido a que sus oyentes conocían el orgullo y la lealtad de un judío hacia las costumbres de sus padres, Pablo les refirió su vida anterior. De ninguna manera había hecho traición a la religión judía; por el contrario, siempre había guardado perfecta obediencia a la fe judía y a la esperanza del pueblo judío. Desde su juventud había sido un fariseo que se aferraba a la observación más estricta de la ley. Decir que era fariseo significa que formaba parte de los círculos que observaban más literalmente la ley (v. 5).
2) Los Judíos y Pablo creían en las mismas cosas.
Y, ahora que se encuentra sometido a investigación judicial, la única razón de ello es la firmeza con que esperaba la misma promesa que Dios hizo a sus padres. En un sentido general la referencia aquí es a la esperanza mesiánica, como está indicado en el v. 7.
Dios había prometido a las doce tribus (se refiere a toda la comunidad de Israel) que serían una gran nación, que tendrían su propia tierra y que se les daría un rey eterno.
3) La diferencia de un creyente
Pero el v. 8 sugiere que también se refiere a la resurrección. La bendición especial del reino de Dios era la resurrección mediante la cual el pueblo de Dios sería establecido eternamente en el reino. El reino no se acabaría cuando la gente muriera.
Wikenhauser opina que Pablo está diciendo: Yo creo, y por doquiera lo predico, que esta esperanza de nuestro pueblo había tenido su primera realización en Jesús, el carpintero de Nazaret. Es cierto que a este Jesús, a quien yo anuncio como Mesías, le dieron muerte, pero Dios lo resucitó de entre los muertos.
La pregunta que se hace en el v. 8: ¿Por qué se juzga increíble entre vosotros que Dios resucite a los muertos?, debe ser relacionado con la gran verdad a la cual parece llevar todo el discurso; es decir que el Cristo había de padecer, y que por ser el primero de la resurrección de los muertos, había de anunciar luz al pueblo y a los gentiles (v. 23). O sea, que aunque Jesús fue crucificado,

 NUESTRA MAESTRA NO TIENE CEREBRO
Una maestra que no quiero decir su nombre, quiso demostrar a sus niños de primaria que Dios es un mito.  La clase ocurrió así: MAESTRA:  Hoy vamos a aprender que Dios no existe. (Entonces, dirigiéndose a uno de los niños dice:) ¿Tito, ves el árbol allá afuera? TITO:  Si, maestra. MAESTRA: ¿Tito, ves la hierba? TITO: Si, maestra. MAESTRA: Vete afuera y mira hacía arriba y dime si ves el cielo. TITO:  (Regresando unos minutos mas tarde) Si, vi el cielo, maestra. MAESTRA: ¿Y vistes a Dios? TITO: No, maestra. MAESTRA: Esto es exactamente mi punto. Podemos ver todo lo que existe, pero no podemos ver a Dios porque El no existe. Es un cuento. En ese momento, María, una compañera de Tito, pidió a la maestra si podría hacerle mas preguntas a Tito. La maestra, algo sorprendida, accedió. MARIA: ¿Tito, ves los árboles afuera? TITO: Si. MARIA: ¿ves la hierba? TITO: (ya aburrido de tantas preguntas, contesta)  Siiiiiiiii MARIA: ¿ves a la maestra? TITO: Siiiiii MARIA: Todo lo que existe se ve, ¿cierto? TITO: Siiii MARIA: ¿ves el cerebro de la maestra? TITO: Noooo. MARIA: Entonces, Tito, según nos han enseñado hoy, ¡nuestra maestra no tiene cerebro!
Hebreos 11:1
La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. Tener FE es saber que si Dios me saca o no de mis pruebas o tribulaciones, yo sigo creyendo que Dios me ama.  tu fe cada día más y más, y Dios hará grandes cosas en tu vida.  Sometido por Ruben Chapa

El Carácter Sobrenatural del Evangelio

Act 25:18  Y estando presentes los acusadores, ningún cargo presentaron de los que yo sospechaba,
Act 25:19  sino que tenían contra él ciertas cuestiones acerca de su religión, y de un cierto Jesús, ya muerto, el que Pablo afirmaba estar vivo.
Act 25:20  Yo, dudando en cuestión semejante, le pregunté si quería ir a Jerusalén y allá ser juzgado de estas cosas.
Act 25:21  Mas como Pablo apeló para que se le reservase para el conocimiento de Augusto, mandé que le custodiasen hasta que le enviara yo a César.
Act 25:22  Entonces Agripa dijo a Festo: Yo también quisiera oír a ese hombre. Y él le dijo: Mañana le oirás.

Definición de Apelación
Apelación gslheoresEl término apelación se deriva del latín “apellare” que significa “pedir auxilio”. Es una palabra utilizada en el contexto jurídico, para definir al medio de impugnación, por medio del cual, se busca que un tribunal anule o enmiende la sentencia dictada por otro de inferior jerarquía, por considerarla injusta. Dentro del ámbito judicial, existen diferentes instancias estructuradas en forma jerárquica. Esto quiere decir, que la decisión de un órgano jurisdiccional puede ser reexaminada por uno de mayor rango. Cuando un juez emite un dictamen judicial, es probable que exista inconformidad por alguna de las partes involucradas; cuando ocurre esto, lo más usual es que la parte inconforme introduzca el recurso de apelación, solicitando a un órgano superior revisar la sentencia y si considera que tiene alguna imperfección o falla, la corrija en consecuencia.
Cuando el dictamen jurisdiccional no acepta ningún recurso; o ha culminado el lapso para presentarlos, se denomina sentencia firme.
Aquellos cuya resolución judicial los afecta de forma directa, son los que pueden interponer el recurso de apelación, por lo tanto, no puede apelar el que obtuvo lo que pidió, a menos que no haya logrado la indemnización en daños y perjuicios.
1)El contenido del evangelio es sobrenatural
25.19 A pesar de que Festo sabía poco acerca del cristianismo, entendía que la resurrección era la creencia central del cristianismo.
2) La incomprensión del hombre natural
3) El hombre necesita un evangelio sobrenatural
25.23ss Pablo estaba en prisión, pero esto no le impedía hacer la mayoría de su cometido. Tribunos y principales hombres de la ciudad se encontraban en la sala del palacio con Agripa para oír este caso. Pablo vio esta nueva audiencia como otra oportunidad para presentar el evangelio. En lugar de quejarse de su situación presente, busque formas para usar cada oportunidad en servir a Dios y anunciarlo a otros. Sus problemas pueden ser oportunidades enmascaradas.
 EL PERRO FIEL
Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán. El perro salvó, en más de una ocasión, a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe, y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años. Un día la pareja dejo al bebe plácidamente durmiendo en la cuna, y fueron a la terraza a preparar una carne asada. Cuál fue su sorpresa, cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo, con la boca ensangrentada, moviendo la cola. El dueño del perro casi sin pensar saca un arma que llevaba y en el acto mató al perro. Luego corrió al cuarto del bebé y encontró una gran serpiente degollada. El dueño comienza a llorar y exclama: ¡he matado a mi perro fiel! ¿Cuántas veces juzgamos injustamente a las personas? Lo que es peor, las juzgamos y condenamos sin investigar a que se debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos. Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario. ¡La próxima vez que te sientas tentada(o) a juzgar y condenar a alguien, recuerda por favor esta historia…!  Adreina Romero, Venezuela.

EL CRISTIANO Y LAS LEYES

EL CRISTIANO Y LAS LEYES

Act 25:7  Cuando éste llegó, lo rodearon los judíos que habían venido de Jerusalén, presentando contra él muchas y graves acusaciones, las cuales no podían probar;
Act 25:8  alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada.
Act 25:9  Pero Festo, queriendo congraciarse con los judíos, respondiendo a Pablo dijo: ¿Quieres subir a Jerusalén, y allá ser juzgado de estas cosas delante de mí?
Act 25:10  Pablo dijo: Ante el tribunal de César estoy, donde debo ser juzgado. A los judíos no les he hecho ningún agravio, como tú sabes muy bien.
Act 25:11  Porque si algún agravio, o cosa alguna digna de muerte he hecho, no rehúso morir; pero si nada hay de las cosas de que éstos me acusan, nadie puede entregarme a ellos. A César apelo.
Act 25:12  Entonces Festo, habiendo hablado con el consejo, respondió: A César has apelado; a César irás.

 La acusación o imputación es el cargo que se formula ante autoridad competente contra una o varias personas determinadas, por considerarlas responsables de un delito o falta, con el objetivo de que se le aplique la sanción prevista. Esta persona recibe el nombre de acusado.
LOS CRISTIANOS NO QUEBRANTAN LAS LEYES
Efectivamente, después de ocho o diez días, Festo descendió a Cesarea (v. 6) y los portavoces de los judíos estuvieron listos para renovar el juicio contra Pablo. Las acusaciones que lanzan los judíos contra Pablo no se concretan en el texto de Lucas (v. 7); pero la defensa de Pablo indica que fue acusado nuevamente de tres asuntos principales:

  • De quebrantar la ley religiosa de los judíos (primariamente enseñando que no se necesitaba la circuncisión para tener una relación correcta con Dios), 2)
  • De interrumpir la adoración pública en el templo (al asumir que había llevado al templo a un gentil incircunciso),
  • De sedición (al predicar lealtad a Jesús, en vez de a César); es decir, más o menos las mismas en substancia que habían sido ya alegadas en el primer proceso (24:5, 6).

9 Festo aún deseaba hacer concesiones a los judíos y no quería tomar una decisión sobre algo que tocaba sus creencias religiosas (ver 25:20). Probablemente tampoco quería declarar inocente a Pablo en ese momento tan sensible de su carrera política.
LAS LEYES DEBEN PROTEGER AL CRISTIANO FIEL
10, 11 Su ofrecimiento de volver a convocar el juicio en Jerusalén no era tampoco aceptable para Pablo, quien protestó diciendo: nadie puede entregarme a ellos (los judíos). (La ciudadanía de Pablo también figura en la forma de ser tratado en 16:37-39 y 22:25-29.) Resulta irónico a la luz de la profecía de Agabo que los judíos entregarían a Pablo en manos de los gentiles (21:11) porque ¡reiteradamente fueron los judíos los que quisieron sacar a Pablo de esas manos!
12 Aparentemente, cualquier ciudadano romano tenía el derecho de apelar al César en ciertas circunstancias, pero los detalles de las reglas precisas en el primer siglo son tema de discusión. Probablemente Festo se sintió muy aliviado de no tener que enfrentar la responsabilidad final en este asunto.
 UN PEQUEÑO DESCUIDO
Juan estaba manejando tarde una noche cuando recogió a un muchacho que le pidió un aventón. Mientras iban en el camino, empezó a sospechar del pasajero. Juan revisó si su cartera estaba segura en el bolsillo de su abrigo que estaba en medio de los dos asientos, ¡pero no estaba ahí! Así que frenó rápidamente, y le ordenó al pasajero que saliera del carro, y dijo, «¡Dame la cartera inmediatamente!» El pasajero lleno de miedo le dio la cartera, y Juan se fue. Cuando llego a casa, le empezó a contar a su esposa de su experiencia, pero ella le interrumpió, diciendo, «Antes de que se me olvide, Juan, ¿sabías que dejaste tu cartera en casa ésta mañana?» Nuestro Pan de Cada Día, 2 de Octubre de 1992.
 
 

EL CRISTIANO Y LAS LEYES

EL Acusador de los Hermanos

Act 24:4  Pero por no molestarte más largamente, te ruego que nos oigas brevemente conforme a tu equidad.
Act 24:5  Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos.
Act 24:6  Intentó también profanar el templo; y prendiéndole, quisimos juzgarle conforme a nuestra ley.
Act 24:7  Pero interviniendo el tribuno Lisias, con gran violencia le quitó de nuestras manos,
Act 24:8  mandando a sus acusadores que viniesen a ti. Tú mismo, pues, al juzgarle, podrás informarte de todas estas cosas de que le acusamos.
Act 24:9  Los judíos también confirmaban, diciendo ser así todo.

Acusador, -ra persona que acusa a alguien o algo la parte acusadora de un juicio
1 inculpador, fiscal.
2 denunciador, delator*, soplón, acusón,
La habilidad del acusador
Adulación típica; de hecho, Félix parece haber sido un gobernador violento y sin escrúpulos.
24.5 Nazarenos: nombre dado a los cristianos por ser seguidores de Jesús de Nazaret.
24.5 La acusación de que Pablo era una plaga era un insulto para él, se trataba de algo demasiado vago como para tomarse como una acusación legal. La secta de los nazarenos se refería a los cristianos, llamado así después que Jesús dejó de residir en Nazaret.
La falsedad de la acusación
Tértulo acusó a Pablo de ser una persona perjudicial, un agitador entre los judíos por todas partes (comp. 21:27, 28) y el líder y portavoz de la secta de los nazarenos. Estas acusaciones de que Pablo creaba disensión entre los judíos y era el cabecilla de la secta de los nazarenos, eran cargos políticos. Parece que la secta de los nazarenos (v. 5)
La concordancia con el mundo
 
UN PEQUEÑO DESCUIDO
Juan estaba manejando tarde una noche cuando recogió a un muchacho que le pidió un aventón. Mientras iban en el camino, empezó a sospechar del pasajero. Juan revisó si su cartera estaba segura en el bolsillo de su abrigo que estaba en medio de los dos asientos, ¡pero no estaba ahí! Así que frenó rápidamente, y le ordenó al pasajero que saliera del carro, y dijo, «¡Dame la cartera inmediatamente!» El pasajero lleno de miedo le dio la cartera, y Juan se fue. Cuando llego a casa, le empezó a contar a su esposa de su experiencia, pero ella le interrumpió, diciendo, «Antes de que se me olvide, Juan, ¿sabías que dejaste tu cartera en casa ésta mañana? «Nuestro Pan de Cada Día, 2 de Octubre de 1992.
 

El consuelo del cristiano

 

Act 23:10  Y habiendo grande disensión, el tribuno, teniendo temor de que Pablo fuese despedazado por ellos, mandó que bajasen soldados y le arrebatasen de en medio de ellos, y le llevasen a la fortaleza.
Act 23:11  A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.

 gsl motionConsuelo se utiliza con referencia al paliativo, la interrupción o la desaparición de aquello que aflige el ánimo. Se trata de algo que confiere alivio, haciendo que la angustia o la pena se sientan con menos intensidad o queden de lado.
Por ejemplo: “El muchacho encontró consuelo en sus amigos, quienes lo ayudaron a superar el mal momento”“Por culpa de mis errores perdí a mi familia, mi casa y mi trabajo: no tengo consuelo”“La joven lloraba sin consuelo ante el cuerpo de su hijo”.
Cuando una persona está triste, lo más probable es que busque alguna forma de sentirse mejor: es decir, de encontrar consuelo. Aunque depende de cada individuo, el consuelo suele hallarse en compañía de los seres queridos. Quien está triste, puede refugiarse en su pareja, padres, hermanos, hijos, tíos, primos o amigos, accediendo en esos contactos al bienestar que necesita para estar mejor.
Realizar actividades placenteras también puede servir como consuelo. Practicar algún deporte, viajar, ir al teatro o ver una película son algunas acciones que contribuyen a la dicha. Por supuesto que todo depende del “grado” de tristeza que se tiene que superar.
Bajo ciertas circunstancias los judíos consideraban justificable el asesinato. Si un hombre se convertía en un peligro público para la moral y la vida, consideraban que era legítimo eliminarlo como pudieran. De modo que cuarenta hombres, quizá zelotes, hicieron una promesa. Según Barclay, tal voto fue llamado querem  G2764. Cuando un hombre se comprometía a él, estaba diciendo: ¡Que Dios me maldiga si fracaso en esto! Estos hombres prometieron que no comerían ni beberían, poniéndose bajo la maldición de Dios, hasta que no hubieran dado muerte a Pablo
Las aflicciones del cristiano
Al darse cuenta el tribuno de que no era posible sacar nada en claro, sino que, al contrario, el tumulto se agravaba, decidió llevar de nuevo a Pablo a la torre Antonia (v.10). 10 Una vez más el tribuno romano tuvo que rescatar a Pablo de una violenta disputa: Debe haber estado convencido de dos cosas. Primera, que los judíos no eran capaces de llegar a una decisión racional sobre el asunto y, segunda, que en el fondo la disputa era de tipo religioso. Pero no era posible liberar fácilmente a alguien que podía producir tanto problema.
El consuelo del cristiano
Pablo recibió una visión del Señor por medio de la cual fue consolado y guiado (v. 11), igual como antes en Corinto (1Co_18:9-10). Sin duda Pablo se sentía perturbado por la revuelta en el Sanedrín, y estaba preocupado por su seguridad personal. Además, tanto él como el evangelio habían sido rechazados rotundamente por los judíos. En esta hora de prueba severa el Señor estuvo junto a su siervo y lo fortaleció. El Señor le aseguró que no moriría en Jerusalén, y que su deseo de visitar Roma sería cumplido (ver 19:21).
Aquí se observan dos cosas. Primera, hasta dónde podían llegar los judíos para eliminar a Pablo, y segunda, hasta dónde estaba dispuesto a llegar el gobierno romano para administrar una justicia imparcial. La dependencia de Pablo en su ciudadanía romana le había asegurado un juicio justo, pero no le aseguraba la protección contra el complot de los judíos.
testificando del Señor.

CUANDO EN EL CIELO PASEN LISTA 
Un soldado que fue herido durante la última guerra estaba moribundo en su catre de campaña.  De repente el profundo silencio de la noche fue roto por la exclamación: –¡Presente! ¡Presente! –de labios del joven moribundo. Algunos amigos se acercaron para ver qué deseaba. –Escuchen –dijo–. Están pasando lista en el cielo.  Unos minutos más tarde, pasó a la presencia del Rey. D.L. Moody

 

La Hipocresía Religiosa

La Hipocresía Religiosa

Act 23:1 Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.
Act 23:2 El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca.
Act 23:3 Entonces Pablo le dijo: ¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada!(A) ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear?
Act 23:4 Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias?
Act 23:5 Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo.(B)

La hipocresía puede venir del deseo de esconder de los demás motivos reales o sentimientos. La hipocresía es la inconsistencia entre aquello que se defiende y aquello que se hace, entre aquello que se siente y aquello que se dice. En muchos idiomas, incluido el francés, un hipócrita es alguien que esconde sus intenciones y verdadera personalidad.
[2]  23.2-3 Conforme a la Ley judía, ningún acusado podía ser castigado antes de que fuera probada su culpabilidad; cf. Lv 19.15; y también Mc 14.63-65; Jn 18.22-23.
La Sencillez De Pablo
Esto no podía agradar a los miembros del concilio y menos aún cuando Pablo les informó que estaba convencido de estar haciendo la voluntad de Dios (v. 1). Sin duda era ése el énfasis que Pablo se proponía demostrar: cómo, antes y después de su conversión, había procedido siempre con sinceridad delante de Dios (26:2; cf. Phi_3:6; 1Ti_1:13).
Intolerancia Religiosa
El sumo sacerdote Ananías mostró arrogancia frente a esta afirmación y ordenó que le golpeasen en la boca (v. 2).
Josefo, un historiador respetado del primer siglo, describe a Ananías como profano, avaro y de temperamento colérico. El arranque de Pablo vino como resultado del trato ilegal que le dio el sumo sacerdote Ananías. Violaba la Ley judía al suponer que Pablo era culpable sin un juicio y al ordenar su castigo (véase Deu_19:15).
La Hipocresía Señalada
Esta acción era típica de Ananías, a quien los escritos seculares muestran como cruel y rapaz, completamente indigno de su oficio (Josefo). La reacción de Pablo fue violenta: ¡Dios te ha de golpear a ti, pared blanqueada! (v. 3).
El árbol se conoce por sus frutos
Estaba juzgando a Pablo por quebrantar la ley, pero Ananías acababa de quebrantarla ordenando una acción contraria a ella. Pero cuando Pablo se dio cuenta que él había hablado de esa manera al sumo sacerdote, se disculpó por su acción; quiere decir, reconoció que inadvertidamente había hecho mal, citando Exo_22:28 (v. 5). Probablemente quiso decir con esto que no había considerado el cargo de la persona que había dado la orden. Pablo respetaba el cargo, pero no a la persona que lo desempeñaba. Este Ananías fue asesinado unos pocos años más tarde.
La ley y las frutas
En el desierto, las frutas eran raras. Dios llamó a uno de sus profetas, y le dijo: ­Cada persona sólo puede comer una fruta por día.
La costumbre se obedeció durante generaciones, y el ecosistema del lugar fue respetado. Como las frutas restantes daban semillas, otros árboles fueron surgiendo. En poco tiempo, toda aquella región se transformó en un terreno fértil, envidiado por otras ciudades.
Las personas de aquel pueblo, sin embargo, continuaban comiendo una fruta por día, fieles a la recomendación que un antiguo profeta transmitiera a sus ancestrales. Además, no permitían que los habitantes de otras aldeas se aprovechasen de la abundante producción que se daba todos los años. Como resultado, las frutas se pudrían en el suelo. Dios llamó a un nuevo profeta y le dijo: ­Permíteles que coman las frutas que quieran.
Y pídeles que compartan su abundancia con sus vecinos.
El profeta llegó a la ciudad con el nuevo mensaje. Pero acabó siendo apedreado ya que la costumbre estaba arraigada en el corazón y en la mente de cada uno de los habitantes.
Con el tiempo, los jóvenes de la aldea empezaron a cuestionar aquella bárbara costumbre. Pero, como la tradición de los mayores eran intocable, decidieron apartarse de la religión. De esta manera, podían comer cuantas frutas quisieran y entregar el resto a los que necesitaban alimento.
En la iglesia local sólo quedaron los que se consideraban santos. Pero que, en realidad, eran personas incapaces de percibir que el mundo se transforma, y que nosotros debemos transformarnos con él.