Ventajas de la Sabiduría

 
Pro 2:1  Hijo mío,  si recibieres mis palabras,  Y mis mandamientos guardares dentro de ti,
Pro 2:2  Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría;  Si inclinares tu corazón a la prudencia,
Pro 2:3  Si clamares a la inteligencia,  Y a la prudencia dieres tu voz;
Pro 2:4  Si como a la plata la buscares,  Y la escudriñares como a tesoros,
Pro 2:5  Entonces entenderás el temor de Jehová,  Y hallarás el conocimiento de Dios.
Pro 2:6  Porque Jehová da la sabiduría,  Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.
Pro 2:7  El provee de sana sabiduría a los rectos;  Es escudo a los que caminan rectamente.
Pro 2:8  Es el que guarda las veredas del juicio,  Y preserva el camino de sus santos.
Pro 2:9  Entonces entenderás justicia,  juicio  Y equidad,  y todo buen camino.
Pro 2:10  Cuando la sabiduría entrare en tu corazón,  Y la ciencia fuere grata a tu alma,
Pro 2:11  La discreción te guardará;  Te preservará la inteligencia,
Pro 2:12  Para librarte del mal camino,  De los hombres que hablan perversidades,
Pro 2:13  Que dejan los caminos derechos,  Para andar por sendas tenebrosas;
La sabiduría es un carácter que se desarrolla con la aplicación de la inteligencia en la experiencia propia, obteniendo conclusiones que nos dan un mayor entendimiento, que a su vez nos capacitan para reflexionar, sacando conclusiones que nos dan discernimiento de la verdad, lo bueno y lo malo. La sabiduría y la moral se interrelacionan dando como resultado un individuo que actúa con buen juicio. Algunas veces se toma a la sabiduría como una forma especialmente bien desarrollada de sentido común.
 
SABIDURÍA
DOCT ver, APÓCRIFOS, PROVERBIOS La Ley expone los mandamientos y exigencias del Señor. La profecía juzga el comportamiento de los hombres a la luz de la voluntad de Dios, y revela el desarrollo de Su plan eterno. Por lo que respecta a la sabiduría, ella se esfuerza, mediante la observación, experiencia y reflexión, en llegar a conocer a los hombres y a Dios.
2.9 El conocimiento del Señor (v. 5) y el don de la sabiduría (v. 6) proporcionan criterios adecuados para discernir lo bueno de lo malo (cf. Heb 5.11-14; véase Gn 2.9 nota l ).
 
MUCHAS CLASES DE SABIOS   Existen los sabios según ellos mismos, a los cuales la Biblia llama necios.
Existen los sabios según los demás, a los cuales la Biblia alaba.
Existen los sabios según los conocimientos, de los cuales la Biblia dice que han de perder toda su ciencia cuando mueran.
Existen los sabios según Dios, a los cuales los hombres llaman locos, y la Biblia llama nacidos de nuevo.
Esta última es la sabiduría verdadera y real porque durará para siempre en el cielo.
Para ser sabio según el cielo,
Has de ser loco para este suelo.
Para ser sabio en el Señor
Debo aceptar todo su amor.

Nuevo año, nuevas oportunidades

año del fruto gsl heroesEstamos comenzando un nuevo año y como cada año siempre tratamos de proponernos metas que alcanzar para que al terminar el mismo podamos evaluar cuanto avanzamos y que cosas logramos. Para poder comenzar este nuevo año de buena forma debemos dejar atrás todo lo malo que en el año anterior nos pasó, reciclar aquellas cosas que nos pueden servir en este nuevo y ver hacia delante con la mente puesta en que es un año de nuevas oportunidades. El problema de muchos de nosotros es que quedamos como marcados por experiencias negativas del pasado, permitimos que aquello que nos afectó quede allí anidado y muchas veces no queremos entender que lo pasado, ya paso. Quizá muchos de los que hoy me leen tuvieron un año muy difícil, con experiencias bastante dolorosas, sin embargo, hoy estamos en un nuevo año, y nada te tiene que hacer pensar que en este nuevo año te ira igual o peor, al contrario, es bueno pensar que estamos en un año de nuevas oportunidades, en donde lo que hice mal el año pasado, en este nuevo lo puedo hacer bien.Y es que yo siempre he sido de la opinión que lo malo que nos pasa nos ayuda a no volver a cometer los mismos errores, nos hace crecer, nos aumenta la fe, pero sobre todo nos hace más fuertes.
El Apóstol Pablo decía:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” Filipenses 3:13-14 (Reina-Valera 1960).

Eso es lo que nosotros debemos imitar, olvidar lo que queda atrás y extendernos a lo que está delante.
Cada uno de nosotros debemos entender que no podemos quedarnos postrados por tropiezos del pasado, debemos levantarnos y proseguir hacia nuestra meta que es agradar a Dios.
La culpabilidad por los errores que cometemos puede ser un gran obstáculo para avanzar en este nuevo año, por ello debemos comprender que Dios no quiere que nos detengamos, sino que avancemos sin temor. Si te sientes culpable por algo de lo cual ya le pediste perdón a Dios, debes de entender que ya fuiste perdonado. Recuerda que la Biblia nos enseña que cada mañana la misericordia de Dios se renueva sobre nuestra vida:

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.” Lamentaciones 3:22-23 (Reina-Valera 1960).

Hoy es un buen día para comprender que este año será especial porque Dios está de nuestro lado. Que no importa lo que sucedió en el pasado, puesto que este día al despertar la misericordia de Dios te cubrió y te dio la oportunidad de comenzar de nuevo. Hoy tú y yo decidimos que es lo que queremos para nuestra vida. Podemos elegir entre estar triste por lo ocurrido en el pasado o ver hacia delante confiando en que lo haré mejor, porque ahora he aprendido de mis errores. ¡Levántate!, has que Dios sonría al ver tu determinación de hacer las cosas mejores en este año. Que Dios al ver tu corazón vea el corazón de una persona que acepta sus errores, pero que al mismo tiempo esta dispuesta totalmente a mejorar. Entonces, Dios se alegrará y te usará de una manera poderosa para su Gloria y su Honra.
¡Este es un año de nuevas oportunidades!

Los Casi Cristianos

Act 26:27 ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees.
Act 26:28 Entonces Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano.
Act 26:29 Y Pablo dijo: ¡Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto estas cadenas!

Saber escucharEn Agripa tenía Pablo un oyente muy distinto. Su educación judaica lo capacitaba para apreciar los argumentos de Pablo, y para ver repetido en aquella vida noble de auto sacrificio, que para Festo era todo un enigma, el heroísmo de los profetas antiguos. Al volver la vista de con Festo y fijarla de nuevo en el rey, Pablo vio la ventaja que había ganado con esto e hizo empuje para lograrla a lo sumo. (26)
“Pues el rey sabe estas cosas, delante del cual hablo también confiadamente. Pues no pienso que ignora nada de esto; pues no ha sido esto hecho en algún rincón. (27) ¿Crees, rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees.”
Cortés, pero firmemente Pablo respondió al gobernador que la persona a quien en realidad se estaba dirigiendo era a Agripa, hombre bien informado en estas materias.
Entonces Pablo se volvió directamente a aquel ante quien estaba compareciendo. Su entusiasmo por Cristo le llenó nuevamente al punto de presionarle a que tomara una decisión. Le preguntó: ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? (v. 27).
Sin esperar, Pablo respondió por él: ¡Yo sé que crees! (v. 27b). Pablo sabía que los judíos aceptaban el AT como la palabra autoritativa de Dios; por lo tanto, estaba convencido de que Agripa creía lo que él estaba diciendo, ya que sus palabras estaban basadas en los profetas. La única respuesta de Agripa fue: ¡Por poco me persuades a ser cristiano! (v. 28).
Esta respuesta del rey a Pablo ha sido el texto de muchos sermones. Pero el significado exacto de estas palabras ha sido objeto de discusiones interminables. ¿Lo dijo Agripa seria o sarcásticamente? Ralph Earle piensa que si hubiéramos podido escuchar el tono de su voz y ver la expresión en sus ojos, probablemente tendríamos la respuesta.
Careciendo de ellas, sólo podemos mirar cuidadosamente el texto a la luz del contexto. Quizá la interpretación más tradicional de la idea aquí sea: “Tú me persuades un poco (o hasta cierto punto) a ser cristiano”, es decir, “comienzo a sentir la fuerza de tus argumentos persuasivos, y si te escuchara un poco más, no sé cuál sería el efecto”. Pero el significado de la frase en griego puede ser diferente. Es posible que el rey haya dicho: “Pablo, ¿estás tratando de hacerme cristiano con tan poca persuasión?” (sarcásticamente). Aunque Agripa estaba interesado en la presentación de Pablo y su interpretación del AT, puede haberse sentido molesto de que Pablo se dirigiera a él para apoyar su posición, delante de los dignatarios en esta ocasión. Parece que otras interpretaciones de los eruditos en cuanto a la frase son posiciones intermedias entre las dos citadas aquí. El fervor del Apóstol no disminuyó ante la respuesta negativa de los dos oficiales políticos, sino que expresó su firme deseo de que no sólo Agripa sino todos los que estaban presentes compartieran su experiencia, excepto sus cadenas (v. 29).

REVELACIÓN DEL CÓDIGO MORSE
Cuando el telégrafo era el método más rápido de comunicación de larga distancia, un joven solicitó trabajo como operador del Código Morse, en respuesta a un anuncio en el periódico, se fue a la dirección, entró a una oficina grande y ocupada, llena de ruido, incluyendo el sonido del telégrafo, en el fondo un anuncio en el módulo de recepción indicaba a los solicitantes a llenar una forma y esperar hasta que se les llamará a entrar a la oficina interna. El joven llenó la forma y se sentó junto con otros 7 que también estaban esperando su turno. Después de unos minutos, el joven se paró, cruzó el cuarto y fue hacia la oficina interna, y se metió. Naturalmente los otros solicitantes se preguntaban qué estaba pasando, murmuraban entre sí que no habían llamado a nadie todavía. Asumieron que el joven que había entrado había cometido un error y sería descalificado. Dentro de pocos minutos, sin embargo, el gerente acompañó al joven fuera de la oficina y dijo a los demás solicitantes «Caballeros, muchas gracias por venir, pero el puesto ya está ocupado». Los otros empezaron a comentar el uno con el otro, y uno de ellos preguntó, «Espera un minuto, yo no entiendo. El fue el último en venir, y nosotros ni siquiera tuvimos oportunidad de ser entrevistados. Sin embargo a él le dan el trabajo. No es justo» El gerente dijo, » Lo siento, pero los últimos minutos mientras estaban sentados allí, el telégrafo les estaba mandando un mensaje en Código Morse que decía: «Si entiendes este mensaje, entra, el puesto es tuyo. Ninguno de ustedes lo escuchó ni lo entendió». Este joven sí. El trabajo es suyo. Vivimos en un mundo lleno de trabajo y ruido, como esta oficina.

La Defensa de Pablo

Act 22:1  Varones hermanos y padres, oíd ahora mi defensa ante vosotros.
Act 22:2  Y al oír que les hablaba en lengua hebrea, guardaron más silencio. Y él les dijo:
Act 22:3  Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel,(A) estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros.
Act 22:6  Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo;
Act 22:7  y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
Act 22:8  Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú
persigues.
Act 22:9  Y los que estaban conmigo vieron a la verdad la luz, y se espantaron; pero no entendieron la voz del que hablaba conmigo.
Act 22:10  Y dije: ¿Qué haré, Señor? Y el Señor me dijo: Levántate, y vé a Damasco, y allí se te dirá todo lo que está ordenado que hagas.
 
La vida pasada de pablo,

La defensa de Pablo se basa en dos proposiciones: (1) Siempre había sido un judío leal y (2) siempre había sido obediente al mandato de Dios. Su vida ahora es contraria a sus planes anteriores (antes de su conversión en el camino a Damasco), y por eso, no tenía que dar cuentas por ella a nadie excepto a Dios.
Cuando Pablo les habló en arameo, escucharon tranquilamente. En aquella época, el heb. y el arameo no eran conocidos por todos los judíos de la dispersión de modo que si los perturbadores de Asia (21:27) habían hablado en gr. cuando acusaron a Pablo de ser antijudío, su respuesta en arameo o heb. debe haber sido el punto de partida de una refutación.
Pablo hizo su defensa ante los hermanos y padres (v. 1) y se identificó a sí mismo como un hombre judío (v. 3). Aunque nació fuera de Palestina (en Tarso, territorio helénico), él (con su familia) había mostrado su lealtad al buscar el mejor adiestramiento judío posible a los pies de Gamaliel (v. 3, un rabino eminente) y fue discipulado de acuerdo con la estricta observancia de la ley (v. 3). Su celo por Dios fue afirmado por sus persecuciones de el Camino (v. 4, los cristianos); por ejemplo, desde el tiempo en que Esteban fue apedreado en Jerusalén hasta su experiencia en el camino a Damasco. Con respecto a ello nadie podía dudar de su devoción a su propia nación (vv. 4, 5); pero Pablo les mostraría que su acción subsecuente era el resultado directo de la intervención de Dios (vv. 6-16).
 Lo que cambian al pueblo
Aunque el discurso de Pablo sirvió como defensa para sus acciones, además lo usó para compartir su experiencia con Cristo (la intervención divina). Pablo no había planeado esta experiencia sino que le fue dada directamente por Dios. La gran luz que brilló desde el cielo vino al mediodía. Sin duda era un milagro dado por Dios. Esta significativa introducción de su conversión se relata tres veces en Los Hechos (ver 9:3; 26:13). Junto con la luz vino la voz del Señor, que se identificó como Jesús de Nazaret (v. 8), a quien Pablo estaba persiguiendo al prender a los cristianos (la iglesia). Se ha sugerido que la doctrina de Pablo sobre la iglesia como cuerpo de Cristo (Eph_1:23) se ha originado en esta experiencia. Pablo dice que sus compañeros vieron la luz pero no entendieron la voz del que hablaba conmigo (v. 9). En la primera narración de su conversión (cap. 9) Lucas indica que los acompañantes de Pablo escucharon la voz. Un examen de la gramática griega en 22:9 revela que ellos no oyeron con entendimiento; sin embargo, pueden haber escuchado un ruido.
Enviado a los gentiles
 
NO ERA BUENO PARA PREDICAR:  SI PARA DESCUBRIR PREDICADORES
En mi juventud conocí a un ministro que no podía predicar muy bien; pero podía conocer la habilidad cuando la veía. Descubrió a muchos jóvenes talentosos y los inició en carreras donde pudieron tener mucho éxito por el servicio que dieron. Pudo extraer jóvenes predicadores de promesa, de lugares insospechados. La mayor parte de aquellos a quienes él inspiró progresaron tanto que lo dejaron atrás; sin embargo, él se multiplicó muchas veces. ¿Será posible que alguno de sus hijos espirituales tenga una corona más brillante que la de él?. Bernabé era un hombre que no tenía habilidades pobres; pero quizás su mejor contribución al cristianismo fue el cuidado que tuvo de otros y la ayuda que les impartió.

La Ceguera Del Fanatismo Religioso

Act 21:27  Cuando estaban por cumplirse los siete días de la promesa, unos judíos de la provincia de Asia vieron a Pablo en el templo. Enseguida alborotaron a la gente
Act 21:28  y gritaron: «¡Israelitas, ayúdennos! ¡Este es el hombre que por todas partes anda hablando en contra de nuestro país, en contra de la ley de Moisés, y en contra de este templo! ¡Aun a los que no son judíos los ha metido en el templo! ¡No respeta ni este lugar santo!»
Act 21:29  Dijeron eso porque en la ciudad habían visto a Pablo con Trófimo, que era de Éfeso, y pensaron que Pablo lo había llevado al templo.
Act 21:30  Toda la gente de la ciudad se alborotó, y pronto se reunió una gran multitud. Agarraron a Pablo, lo sacaron del templo, y de inmediato cerraron las puertas.
Act 21:31  Cuando estaban a punto de matar a Pablo, el jefe del batallón de soldados romanos se enteró que la gente estaba alborotada.
Act 21:32  Tomó entonces a un grupo de soldados y oficiales, y fue al lugar. Cuando la gente vio llegar al jefe y a sus soldados, dejó de golpear a Pablo.

 La Base del Fanatismo
El fanatismo (del fr. fanatisme, y este de la raíz de fanatique1​ ‘fanático’ e -isme) es el apasionamiento del fanático. Es una actitud o actividad que se manifiesta con pasión exagerada, desmedida, irracional y tenaz en defensa de, entre otros, una idea, teoría, cultura, estilo de vida. El fanático es una persona que defiende con tenacidad desmedida sus creencias y opiniones, también es aquel que se entusiasma o preocupa ciegamente por algo.2
Mentira y des información
21.28, 29 Estos hombres sabían del trabajo eficaz de Pablo en Asia. Su estrategia fue desacreditar a Pablo, de manera que su labor perdiera fuerza. Esté alerta cuando escuche acusaciones en contra de los obreros de Dios.
Alguien quizás trate de desacreditarlos o estorbar su trabajo. Mantenga su mente abierta y ore por los obreros. Ellos se fortalecerán con su apoyo.
El fanatismo es una falsa santidad
21.28 Los gentiles tenían acceso al atrio exterior del templo, pero había una barrera con letreros en griego y latín para advertirles que no podían entrar en el templo mismo, so pena de muerte. Respecto a la acusación de enseñar contra el templo, cf. las acusaciones contra Esteban (Hch 6.11-14) y contra el propio Jesús (Mt 26.61; Mc 14.58).
El fanatismo es ciego a las necesidades internas
21.31 Dado que Jerusalén estaba bajo el control de Roma, las autoridades roman Fue el principal oficial romano en Jerusalén.
 LAas investigarían cualquier tumulto en la ciudad. Esta vez el tribuno de la compañía era Claudio Lisias (23.26). Este fue cabeza de cohorte
(un grupo especial, parte de una legión) de los soldados romanos. 
 
 
PALABRA VERÍDICA 

L. Moody predicaba en cierta ocasión con respecto al valor de la Palabra de Dios en la vida del hombre. Repentinamente, fue interrumpido por la estentórea voz de uno de los concurrentes que dijo: –No creo ni una palabra de esas fábulas de viejas que usted dice que es la Biblia. –Señor—replicó el orador–, hay un versículo en la Biblia que se verá obligado a creer: “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. El hombre que siembra trigo, no recogerá patatas ni maní. Tomemos como ejemplo el cantinero: siembra borrachos y recogerá borrachos. El hombre se sentó, en circunstancias que el auditorio aplaudió al orador.  Moody naturalmente no conocía al hombre, pero sí los concurrentes a la conferencia.  Se trataba de un conocido ateo, dueño de una cantina.  Todos sus hijos, tanto varones como muchachas, eran borrachos”.