Act 25:18  Y estando presentes los acusadores, ningún cargo presentaron de los que yo sospechaba,
Act 25:19  sino que tenían contra él ciertas cuestiones acerca de su religión, y de un cierto Jesús, ya muerto, el que Pablo afirmaba estar vivo.
Act 25:20  Yo, dudando en cuestión semejante, le pregunté si quería ir a Jerusalén y allá ser juzgado de estas cosas.
Act 25:21  Mas como Pablo apeló para que se le reservase para el conocimiento de Augusto, mandé que le custodiasen hasta que le enviara yo a César.
Act 25:22  Entonces Agripa dijo a Festo: Yo también quisiera oír a ese hombre. Y él le dijo: Mañana le oirás.

Definición de Apelación
Apelación gslheoresEl término apelación se deriva del latín “apellare” que significa “pedir auxilio”. Es una palabra utilizada en el contexto jurídico, para definir al medio de impugnación, por medio del cual, se busca que un tribunal anule o enmiende la sentencia dictada por otro de inferior jerarquía, por considerarla injusta. Dentro del ámbito judicial, existen diferentes instancias estructuradas en forma jerárquica. Esto quiere decir, que la decisión de un órgano jurisdiccional puede ser reexaminada por uno de mayor rango. Cuando un juez emite un dictamen judicial, es probable que exista inconformidad por alguna de las partes involucradas; cuando ocurre esto, lo más usual es que la parte inconforme introduzca el recurso de apelación, solicitando a un órgano superior revisar la sentencia y si considera que tiene alguna imperfección o falla, la corrija en consecuencia.
Cuando el dictamen jurisdiccional no acepta ningún recurso; o ha culminado el lapso para presentarlos, se denomina sentencia firme.
Aquellos cuya resolución judicial los afecta de forma directa, son los que pueden interponer el recurso de apelación, por lo tanto, no puede apelar el que obtuvo lo que pidió, a menos que no haya logrado la indemnización en daños y perjuicios.
1)El contenido del evangelio es sobrenatural
25.19 A pesar de que Festo sabía poco acerca del cristianismo, entendía que la resurrección era la creencia central del cristianismo.
2) La incomprensión del hombre natural
3) El hombre necesita un evangelio sobrenatural
25.23ss Pablo estaba en prisión, pero esto no le impedía hacer la mayoría de su cometido. Tribunos y principales hombres de la ciudad se encontraban en la sala del palacio con Agripa para oír este caso. Pablo vio esta nueva audiencia como otra oportunidad para presentar el evangelio. En lugar de quejarse de su situación presente, busque formas para usar cada oportunidad en servir a Dios y anunciarlo a otros. Sus problemas pueden ser oportunidades enmascaradas.
 EL PERRO FIEL
Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán. El perro salvó, en más de una ocasión, a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado. La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe, y no era el perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años. Un día la pareja dejo al bebe plácidamente durmiendo en la cuna, y fueron a la terraza a preparar una carne asada. Cuál fue su sorpresa, cuando se dirigían al cuarto del bebé y ven al perro en el pasillo, con la boca ensangrentada, moviendo la cola. El dueño del perro casi sin pensar saca un arma que llevaba y en el acto mató al perro. Luego corrió al cuarto del bebé y encontró una gran serpiente degollada. El dueño comienza a llorar y exclama: ¡he matado a mi perro fiel! ¿Cuántas veces juzgamos injustamente a las personas? Lo que es peor, las juzgamos y condenamos sin investigar a que se debe su comportamiento, cuáles son sus pensamientos y sentimientos. Muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario. ¡La próxima vez que te sientas tentada(o) a juzgar y condenar a alguien, recuerda por favor esta historia…!  Adreina Romero, Venezuela.