gslheroes

El comercio y la religión.

Act 19:23  Hubo por aquel tiempo un disturbio no pequeño acerca del Camino.

Act 19:24  Porque un platero llamado Demetrio, que hacía de plata templecillos de Diana, daba no poca ganancia a los artífices;

Act 19:25  a los cuales, reunidos con los obreros del mismo oficio, dijo: Varones, sabéis que de este oficio obtenemos nuestra riqueza;

Act 19:26  pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Éfeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos.

Act 19:27  Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a

quien venera toda Asia, y el mundo entero.

Act 19:28  Cuando oyeron estas cosas, se llenaron de ira, y gritaron, diciendo: ¡Grande es Diana de los efesios!

 

Miniaturk 009.jpgEl Templo de Artemisa o Artemision fue un templo ubicado en la ciudad de ÉfesoTurquía, dedicado a la diosa Artemisa, denominada Diana por los romanos. Su construcción fue comenzada por el rey Creso de Lidia y duró unos 120 años.

De Zee Prime at cs.wikipedia, CC BY-SA 3.0, Enlace

De grandes dimensiones y hermosa arquitectura, es considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, tal como lo describió Antípatro de Sidón, quien elaboró la famosa lista:

He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enorme obra de las altas Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: aparte de desde el Olimpo, el Sol nunca pareció jamás tan grande

Antípatro de Sidón Antología griega (IX.58

 Alboroto de los plateros en Efeso,1Co_19:23-41. Un hecho imprevisto aceleró la salida de Pablo de Efeso, el motín de los plateros de la ciudad contra él. El líder es el platero Demetrio (v. 24), que parece fuera el dueño o el jefe de alguna gran empresa donde se fabricaban, de plata, templecillos de Diana (lit. Artemisa), que eran reproducciones del famoso templo de la diosa, y también pequeñas estatuas de la diosa que allí se veneraba. En aquel establecimiento se encontraban muchos artesanos y otros obreros. La controversia con Demetrio demuestra el poder y la influencia de la iglesia. Les hace ver a los obreros cómo la industria con que obtienen sus ganancias se está arruinando ante el éxito del ministerio de Pablo, el cual engaña a la gente afirmando que los ídolos hechos por mano de hombre no son verdaderos dioses.

 

El comercio religioso

Desde tiempos antiguos el hombre se ha aprovechado de los sentimientos religiosos de otras personas para obtener algún provecho material

9 . 24 Diana era el nombre romano de Artemisa, la diosa griega del amor y la fertilidad; y Éfeso era el sitio donde se hallaba el mayor templo dedicado a ella (vv. 34, 35), aclamado como una de las siete maravillas de mundo antiguo.

La mezcla de intereses

Este conflicto no fue el resultado de un complot de los judíos, sino de los griegos cuyos negocios se veían afectados. La causa ostensible de la revuelta fue el celo religioso, pero la causa real era la disminución en las ganancias económicas.

El fanatismo que genera la codicia

19 . 20 palabra, logos Strong #3056: Una transmisión de pensamiento, comunicación, una palabra de explicación, un pronunciamiento, discurso, revelación divina, declaración, instrucción, un oráculo, promesa divina, doctrina divina, declaración divina. Jesús es el logos viviente (Joh_1:1); la Biblia es el logos escrito (Heb_4:12); y el Espíritu Santo pronuncia el logos hablado (1Co_2:13).

 LA ANCIANA Y EL CIRUJANO

Una anciana ciega pactó con un cirujano, que si la curaba de los ojos le daría una fuerte suma en recompensa. Empezó la cura con frecuencia de parte del doctor; pero aprovechando éste la ceguera de la paciente se llevaba cada día algún objeto de los bienes de la enferma. Se curó ésta al fin, y cuando el cirujano pidió su paga, no sólo se negó la vieja a dársela, sino que le citó ante los jueces. Allí el doctor exhibió las pruebas terminantes de su reclamación; mas la ciega dijo con calma: Les juro, señores, que estoy más ciega que antes; pues desde que este hombre dice que me ha curado, no veo ninguno de los muebles y objetos que había en mi casa.Moraleja: La codicia deja siempre contra los perversos las pruebas de su delito.

 

Publicado por el 13/09/2018. Categoría: Sin categoría

Deja un comentario

Patrocinadores

Gracias por su Apoyo

Correo:
admin@gslheroes.com