1.1 Al comenzar el libro de Josué, los israelitas se encuentran acampados a la orilla oriental del Jordán, a la misma entrada de la tierra prometida y ya habían completado el período de duelo por Moisés, que acababa de morir (Deu_34:7-8). Treinta y nueve años antes (después de pasar un año en el monte Sinaí recibiendo la ley de Dios), los israelitas tuvieron una oportunidad de entrar a la tierra prometida, pero no confiaron en que Dios les daría la victoria. Por lo tanto, Dios no les permitió entrar a la tierra, sino que los hizo vagar por el desierto hasta que muriera aquella generación desobediente.
Durante su peregrinación en el desierto, los israelitas obedecieron las leyes de Dios. Además enseñaron a la nueva generación a obedecer las leyes de Dios, a fin de que pudieran entrar en la tierra prometida (Canaán). A medida que los hijos crecían, con frecuencia les recordaban que la fe y la obediencia a Dios traían victoria, mientras que la incredulidad y la desobediencia producían tragedia. Cuando el último de la generación mayor y los de la nueva generación fueron adultos, los israelitas se prepararon para pasar el río y poseer la tierra prometida, anhelada por tanto tiempo.  Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:

Jos 1:2  Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.
Jos 1:3  Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.
Jos 1:4  Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.
Jos 1:5  Nadie te podrá hacer frente(A) en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.(B)
Jos 1:6  Esfuérzate y sé valiente;(C) porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.
Jos 1:7  Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Jos 1:8  Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
Jos 1:9  Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

  • Conquista militar, obtención del control de una zona o territorio.
  • Derecho de conquista
  • Obtención del dominio y control de una población, territorio o posición como consecuencia de una guerra.

josue 1:9

9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.


Al igual que todos los profetas que surgieron a continuación en Israel, Josué aparece aquí como el <servidor de Yavé> que medita su palabra día y noche (Sal 1,2). Y la primera imagen bíblica que vendrá a la mente de la comunidad cristiana primitiva para hablar de Jesús, será la del <santo servidor de Dios> (He 3,13; 3,26; 4,27; 4,30). Así se dibuja la figura de un Salvador (Josué como Jesús, significa <Yavé-salva>) que introduce al Pueblo de Dios en su tierra y en su descanso. Josué aparece en la Biblia como una prefiguración de Jesús y la Carta a los Hebreos lo dará a entender en el capítulo 4.   Yo les doy todos los lugares donde pongan sus pies (3). Así se nos enseña cómo debemos esperar los beneficios de Dios. El no hace las cosas en lugar nuestro hace que nos superemos para conquistarlas. La tierra que Yavé da a los israelitas será suya cuando la hayan conquistado.   Bien es verdad que el Evangelio no habla de conquistas terrenales, pero la Biblia muestra que el Evangelio no podía ser entendido sino por un pueblo que hubiera luchado para conquistar su tierra y su propia identidad, para luego crear su propia cultura.
1 . 2 – 4 El territorio dado a Abraham se extendía desde el arroyo de Egipto (Wadi el-Arish) hasta el río éufrates (Gen_15:18). El gran mar es el Mediterráneo. De acuerdo con Eze_47:13-21, la tierra prometida se extendía mucho más allá de las fronteras que Israel haya poseído jamás.
1 . 2 Este Jordán : La mayor parte del año, este río tenía alrededor de 30 m de ancho, y sus aguas tranquilas permitían se le cruzara con facilidad. En la primavera, alcanzaba kilómetro y medio de anchura y se transformaba en un torrente intransitable.
1 . 5 No te dejaré , ni te desampararé : Esta es la garantía que Dios ofrece para alcanzar el éxito. El Señor no permitiría que Josué se hundiera o fracasara.
1 . 6 Esfuérzate y sé valiente : Esta frase aparece cuatro veces en este capítulo (vv. 6, 7, 9, 18) y la pronuncia Dios para dar aliento a Josué ante la gran tarea que le espera. Moisés antes había recibido un llamado de Dios para que alentara a Josué (Deu_1:38; Deu_3:28).
1 . 8 Meditarás : La palabra hebrea denota una forma de recitación, la repetición de la Palabra de Dios; así ella nunca se apartará de tu boca .
1 . 9 Véase la sección 5 de «Verdad en acción» al final de Josué.
1 . 9 valiente, chazaq  Strong #2388: Ser fuerte, valeroso; hombría, fortaleza; firme, obstinado, fortificado, poderoso. Generalmente las palabras «fuerte» o «valiente» definen a chazaq  pero esta palabra tiene una amplia gama de significados, ya que figura más de 300 veces en el Antiguo Testamento; por ejemplo, «fortaleció», como cuando David se animó a sí mismo en el Señor (1Sa_30:6). Chazaq es la raíz de varios nombres hebreos, incluyendo a «Ezequías» que significa «Fortalecido por Jehová».

 LA HORMIGA Y LA PLUMA
«Una mañana», escribe Ron Clarke, «malgasté casi una hora entera observando a una pequeña hormiga atravesar mi terraza atrás de mi casa, cargando una pluma grande. Varias veces estuvo confrontado con obstáculos en su camino y, después de una pausa momentánea, hizo la corrección necesaria».»En un punto de su camino la hormiga tenía que negociar una grieta en el concreto de unos 10 mm de ancho. Después de contemplar la situación unos momentos, la hormiga puso la pluma sobre la grieta, caminó sobre la pluma al otro lado de la grieta, cargó de nuevo su pluma y siguió su viaje».»Me fascinó la inteligencia de esta hormiga, una de las criaturas más pequeñas de Dios. Aquí tenemos un pequeño insecto, careciendo de tamaño pero al mismo tiempo equipado con un cerebro capaz de razonar, explorar, descubrir, vencer o conquistar. Las hormigas no tienen miedo de trabajar para lograr sus metas, trabajan en equipo, piensan bien y trabajan para triunfar sobre cualquier reto que encuentran en su camino y nunca se dejan por vencidos». – «Encuentro
Diario» – (Daily Encounter)